jueves, 2 de marzo de 2017

MISOGINIA



Crónica del día: No hay día que un impresentable, o un grupo de ellos, no diga cosas impresentables.

Llevo trabajando toda la vida (menos los años que anduve a gatas), creo que jamás le he faltado el respeto a hombre o mujer, trabaje más o se acomede menos, y de pronto aparece un misógino impresentable, parlamentario, con un sueldo que seguro que no se ha ganado ni un solo mes y me insulta, insulta a mi madre, a mi abuela, a mis amigas, a mis vecinas... Todo ello apelando a lo más rancio del conservadurismo, pero lo más más patético no es verle la cara y escuchar su desprecio (que no tiene nombre), sino comprobar que en vez de seguir evolucionando seguimos involucionando (entre eso y darnos una lección de anatomía un autobús naranja, vamos apañados). Yo, si fuera maleducada, les daría una patada en el trasero a más de cuatro, porque eso si es hacerles ir hacia adelante.

Gata Literata.

domingo, 26 de febrero de 2017

VIVIR O SER VIVIDOR (he ahí la cuestión)


Crónica del día. La vida es complicada porque los humanos no entienden bien de la importancia de vivir.

Después de leer que  un luchador  no ha podido seguir, pese a los esfuerzos por ganar la batalla a una guerra donde la muerte se erige con la bandera de la derrota.  El acto de asistir, atónita, al devenir de los días, donde el descontento es consustancial al despropósito que nos vemos obligados a asumir, no me hace sentir conforme en que todo lo que nos desagrada o repugna, se minimiza ante lo más doloso que es morir joven. Al contrario, acrecienta mi perplejidad ante los que no entienden que no hay nada más importante que la vida, pero sin pretender  vivir a cuerpo de rey ni a bandazos de i-legalidad. Que el afán de “superación” a través del arribismo, el fraude, el oportunismo (menos o nada penado), por ser ellos quienes son, no es igual que  el afán de superación en una lucha por no morir en el intento de ganarle el pulso a una enfermedad que acaba con el ansia de seguir con dignidad, para contarlo.

Duele la muerte joven. El final temprano de una edad donde todo podría conseguirse. Y duele tanto “vivo” que se muere de ansias por no tener nunca suficiente, para conformarse.
Que no es igual las sonrisas de triunfo en la salida de un juzgado. Que una sonrisa de esperanza en la antesala de la muerte.

Está claro que las oportunidades en la vida no son igual para todos.

Gata Literata. 

viernes, 6 de enero de 2017

ESCRITORA SUBTERRÁNEA (también)





Enero llega lleno de palabras y sueños cumplidos. Algunos se gestan nuevos y otros aún no se han escrito. Pero lo importante es contarlo, en esta ocasión desde una Playa que se dibuja de arena que no Akaba, porque comenzamos el año como lo acabamos: d-escribiendo ilusiones. Soy de nuevo Libro y también Agenda. Me ha tocado julio, aunque soy de agosto y cosecha. Y la gata Venus, mi más fiel seguidora.

Me gustan las antologías porque un relato tuyo forma parte de una miríada de palabras de otros e historias múltiples que nos aúnan en una ilusión compartida: Contar.
En esta ocasión, el reto era hablar de Madrid y Barcelona. Contar desde Tainted Love, un amor, de los tantos amores que nos conforman, corrompido y absurdo. La canción, originariamente escrita por Ed Cobb, del grupo The Four Preps, grabada en 1964 por Gloria Jones, pero versionada en 2002 por Marilyn Manson, es la que he escogido para recrear la historia de Elisa (relato reescrito a partir de "Aquella Navidad", incluido en mi primer libro de relatos "La Voz de los Días".

Si no pasa nada, Barcelona será mi próxima parada para la presentación de este nuevo libro que, como escritora subterránea, forma parte de una Generación Subway y se ilusiona cada vez que tiene ante sí un reto nuevo: Escribir, escribir y escribir...pasando por leer a aquellos otros escritores noveles o consagrados por la Literatura que, como no podía ser de otra forma, alimentan mis ansias de aprender leyendo.

El 2017 comienza bien. Que así continúe y yo pueda seguir siendo "La Voz de los Días"... (Busco título para otras voces).

sábado, 24 de diciembre de 2016

LO BELLO DE LA VIDA (también en Navidad)




El único reloj despertador que no falla es Ella. Tantos años de rutinario despertar. La misma hora, siete días a la semana (no sabe que la jornada laboral es de cinco). La radio siempre va unos minutos detrás. Las campanadas del reloj, a veces, no son de fiar. Pero Ella es la fiel, puntual e inseparable compañera de sueños y despertares. Un salto, pisoteándome el pelo lánguido sobre la almohada. Moviendo el rabo para abanicar la frente que a duras penas asoma sobre el embozo. Otro salto al escritorio para empujar, con la cabeza, la fotografía enmarcada donde atiborrada de juventud (hace demasiadas lunas ya), poso fumando un cigarrillo. Mi continua y machacona letanía: ¡Venus, por favor, hoy no trabajo, es sábado, es domingo, es fiesta, estoy de vacaciones, es… Navidad! El rabo se mueve frenético mirando la fotografía; al tercer intento tengo que saltar de la cama porque está a punto de caerse al suelo aquella bonita (por qué no decirlo) joven que nos sonríe de 17 primaveras en una imagen enmarcada de tiempo. Venus quiere que me levante, como cada día, para ir a trabajar y, por consiguiente, le prepare su desayuno.

Pero hoy, antes de que la gata fuera mi más fiel despertador/a. La he percibido, a través del amanecer, pegada a mí, estirada, quieta. He acariciado su lomo, extrañada. Mi mano no ha percibido, quizá porque aun dormía, ni un leve movimiento de respiración. He levantado su cabeza. Se ha desmoronado a mi lado. Me ha dado un vuelco el corazón. Me ha pasado por la cabeza, en milésimas de segundo, una terrible posibilidad. La he llamado, bajito pero asustada. Ha comenzado a ronronear. Se me ha tranquilizado el corazón. Se ha disipado el miedo. La he abrazado y comido a besos. Hoy yo he sido el despertador primero en el comienzo de otra Navidad. Hoy, de nuevo, he percibido lo hermosa que es la vida. Las posibilidades infinitas que tenemos en aprovechar el amor de nuestros seres queridos, cuando aún los tenemos cerca. Lo bello que es poder abrazar a quién más quieres. Lo cálido que es el roce de otro cuerpo que despierta a tu lado…

No soy de entender la Navidad (por muchas razones), pero hoy he abierto un cajón y he comenzado, feliz, a colocar flores, renos y guirnaldas. Hoy he recibido un mensaje de Vida ante un susto de Muerte.

domingo, 30 de octubre de 2016

DUDAS EXISTENCIALES (con cambio de hora incluido)



 


Crónica del día: Tener una hora más para elucubrar que fue antes: Si el Mundo o los Diputados.

Si me gusta el despropósito del cambio de hora, tan solo es porque me dan una hora más (cuando no me la quitan) para pensar. Y pienso, más compruebo, que existo. Que existe la vida más allá de los despropósitos. Y eso es bueno... Me levanto elucubrando que los humanos tendríamos que tener facultades para crear un mundo nuevo cada vez que se deteriorara el existente, y sería bueno. Pero no en siete días, claro. Que eso es muy poco tiempo para ajustar los desajustes. Creo que el primer Creador se equivocó de plano; porque si en formar gobierno en España, por  poner sólo un ejemplo, han invertido casi un año ¿cómo se va a formar el Mundo con tantas complicaciones que tiene, en sólo 7 días? …Imposible de todo punto. Por eso creo que de aquellas aguas, estos lodos. No se puede correr en situaciones extremas, tomarse tan poco tiempo para decisiones tan importantes para el transcurrir de la vida organizada y sus pobladores sobre la faz de la tierra. Ni con magia se puede hacer que todo funcione  en solo ¡siete días!... ¡Por Dios, pero estaba loco Dios, o qué le pasaba para tomarse tan a la ligera hacer que todo un mundo se forjara en tan poco tiempo, y encima crear un hombre de barro y con una costilla de menos (con lo que debe doler) y luego, con un soplo, decirle ¡Anda, hombre, estás en el mundo. Crea una familia y gobierna para ella…

Esto hace aguas por todas partes, y eso que los mares van desapareciendo y emergen pedruscos áridos y enormes donde, con un poco de suerte, podría plantarse  más vida. Eso sí, organizada. ¿Pero quién tiene capacidades para enjundias de ese calibre?

Ya que tengo más tiempo hoy, hasta que todos los gatos de esta gatera comiencen a pedir pienso y un poco de libertad, me devano la cabeza pensando que, si después de tanto pensarse (por poner sólo un ejemplo) cómo formar un gobierno que no nos complique mucho la vida, entre tantos hombres y mujeres, en todo ese tiempo que han usado para dar vueltas y revueltas, formar pactos y sumar intereses, diseñar traiciones y poner zancadillas, a destajo… esto tampoco funciona bien… Porque claro (aunque tuviera sólo 7 días), si todo un Dios Omnipotente, creador de todas las cosas, visibles e invisibles, le ha salido una chapuza de mundo, ¿qué pasará de nuevo con unos hombres que crean gobiernos que de omnipotentes nada y de chapuceros tanto?

Menudo lío tengo hoy en la cabeza… Y encima tengo una hora más para hacerme preguntas…

Miedo me da… (Y no es por Halloween).


jueves, 13 de octubre de 2016

LA SOPORTABLE LEVEDAD


Crónica del día: Esto ya no es lo que parece.


No sé como puedo estar tanto tiempo sin maullar por aquí. Entre el verano, entre que me perdí un día entero (la primera vez que pasé una noche fuera del hogar gatuno), y mis amos casi se vuelven majaras, entre Clara, que es un coñazo de gata celosa (me da zarpazos  sin parar), y que mi ama está que si de acá para allá, esto ya no es la gatera de antaño. Claro, que ella no para de darle a las teclas e inventar historias, con no sé que lío de voz de los días, o algo así, pero a mí me gustaba más cuando entre las dos le dábamos caña a las cosas de la calle, la monarquía,  los políticos, las corruptelas, los ecos de suciedad... Por ejemplo, como hoy, que le he dicho que si quiere ganar un Nobel de Literatura, tiene que escribir canciones, hacerse un Dylan, vaya, y se ha puesto de los nervios. 

Así que a estas horas mejor me voy a dormir. No hay nada como cobijarse de otoño.

Verso, el Gato Literato.


domingo, 17 de julio de 2016

DUEÑOS DE NADA



Crónica del día: Un documental hoy me hace aflorar las lágrimas. Su mirada y un tiro de gracia y tanto in-humano con caras y hechos que repugnan.

Amanece el domingo tranquilo, relajado (sólo un leve dolor de cabeza, pero tan asiduo, que es como de la familia y se queda a comer). El desayuno despierta la mañana y un documental, mientras las galletas se disuelven, me aflora las lágrimas y la convicción de que cada día soy más humana y más animalista. Un toro, de mirada noble (como un gatito tranquilo), descansaba en el campo ajeno al momento de después. Yo estuve también un día ahí, frente a ellos, tan cerca y tan sin miedo. No embisten si no les atacas. Te miran como diciendo ¿y estos quién son y a qué vienen? Con esos ojos de una nobleza que emociona y siguen su camino. Luego viene la barbarie. Incluso el tiro de gracia (como en el documental de hoy), armas guardadas bajo llave para rematar la faena. Matar, siempre… Como sea, a quién sea, donde sea, por lo que sea. Justificado hasta límites que asquean. Ya es un camión camicace. Ya ráfagas que acallan la música y la vida. Ya inmolaciones que vuelan sueños. Ya políticas que destruyen sensateces… Matar, qué manía, con lo poco que dura la Vida y lo segura que todos tenemos la Muerte… Qué impaciencia la del ser humano. Que despropósito lo que vivimos… Ya ni soñar sirve si al despertar nos encontramos que no somos dueños de lo que somos, porque siempre hay alguien, sobre todo in-humano, que se encarga de que tengamos pesadillas.

Yo, cada día soy más gata.