lunes, 22 de septiembre de 2014

ME DICES QUE TE GUSTO...




... pero que no me entiendes del todo. Que no sabes si entre comillas encierro intenciones o abro un paréntesis entre el paréntesis en que quedó lo que quisimos decir y hemos callado. Has abierto, nena, un signo de admiración cuando he paseado mis ojos por tu escote, que ha dejado a  las palabras en puntos suspensivos. Pero no te pongas nerviosa, es la hora de que coma lo que ayer me cocinaste de alegorías en su punto; mientras el guión de nuestras vidas se escribe o se describe. Aguanta, nena, yo soy como una metáfora en la lengua, envuelto en un cuento que te cuento cuando menos te das cuenta. 

Es lo que tiene mi vida. Que no es literal ni literaria (como tú quisieras) sino libertaria, antónima y cretina… 

Crónica del día a pie de página: Un desvarío por el otoño nuevo, mientras divaga la mente palabras huidas del verano.