sábado, 29 de julio de 2017

DE NUEVO OTRO INFIERNO



Se queman los bosques. Se quema la madera que hace leña del árbol caído.  Se queman los sueños. Detrás de cada incendio hay un fracaso (de la Naturaleza), un triunfo (de los pirómanos), un logro (de los interesados), una pérdida de hogar (de los mamíferos que lo habitan), un miedo (de los pájaros que no tienen ramas), un desprecio (de tantos que se recrean en el mal)... Podría seguir, pero al día lo necesito para otras cosas. Fuera hace un calor sofocante. No le recrimino nada al Sol, que cumple su misión de verano, sino al maldito fuego que arrasa, una vez más, la vida. 

Que se apague el incendio. Yeste (Albacete) no se merece tanto infierno.

1 comentario:

  1. Querida Mari Carmen, no sé qué decir ante la barbarie (bueno, sí sé decirlo, pero éste no es el lugar... porque mis sapos y mis culebras dañarían a muchos -plural genérico, ya sabes que soy políticamente incorrecta-)...
    Cómo duelen la destrucción, el sufrimiento y la muerte de los inocentes...

    ¡¡¡GRACIAS POR MOJARTE SIEEEEMPRE... CAIGA QUIEN CAIGA!!!

    UN FUERTE ABRAZO,

    Lola.

    ResponderEliminar